Ir al contenido principal

Entradas

San Juan.

Si tengo que quemar algo hoy, quemaría pensamientos. Quemaría el constante "has perdido 3 años de tu vida". Quemaría el miedo, ese miedo a la gente, al ambiente, al cambio, al futuro incierto, el miedo a no verte. Perderte.
Quemaría las penas que he ahogado en conductas autodestructivas. En engaños, en mentiras, en silencios y en ruidos. En aclaraciones de garganta, en fantasmas del pasado, en heridas con la cicatriz abriendo paso. Quemaría aquello que tire al mar el año pasado para que se cumpliera. ¿Qué coño? Quizás en otra dimensión te quemaría a ti. Arderian tus palabras, tus miradas, tus farsas. Yo seguiría adelante esta vez, sin tener que estar a la defensiva, sin inseguridad, sin ti.
Si tengo que quemar algo hoy, serían recuerdos. Recuerdos demasiado feos para aún explicados, que los demás entendieran. Al milímetro. Quemaría mis pensamientos. Esos diálogos gilipollas que mantiene mi cabeza. Cuando viese a una chica preciosa en Instagram no me compararia …
Entradas recientes

2 años más tarde.

¿Has sentido que sobras? No de un lugar, un sitio, de un grupo de amigos, con tu pareja, familia. Sino de la vida.


Justo ahí. El momento en que miras a ambos lados lados y desaparece lo que conoces. En el que la gente es extraña y no te entiende. ¿Te ocultas? ¿Se ocultan? ¿Conoces el vacío? Será tu perdición.

¿Has jugado? A tu juego. A la mentira. A la sonrisa fingida. Al tengo miedo, ¿a qué? No has estado en níngún precipicio, pero no lo necesitaste para sentirte caer. Y caer es jodidamente metáforico. Puedes caer cuando estás en la calle. Cuando estás en el super. En el baño. En la cocina, al lado de tus calorías. En el sofá. En casa de una amiga. En una graduación que todos esperan expectantes. En una boda. En el fondo del mar. En la piscina. En una reunión. En una cita. En un beso. En navidad.

Puedes morir por dentro, que tus entrañas se llenen de hemorragias que no puedas parar al mantener simplemente la puta boca cerrada. Dirás que tienes miedo, que te sientes mal. Vas a pedir a…

De Motril a Madrid.

Está sonando un piano y acabo de empezar.
Llevo semanas y no me sale expresar,
que me encantaría poder ir hacia atrás.
Otra vez esa playa, otra vez tu ciudad,
otra vez tus ojos, y otro abrazo más.
Y de nuevo, estoy perdida,
como si todo fuera ya mentira.
Me acurruco en tus recuerdos,
mataría por todos ellos,
sentir tus te quieros y tus echo de menos.
Pobre mi corazón, que falta tiempo.
Que la vida es larga, cállate y cuida de los que amas.
 El tiempo se va, mañana no estoy,
mañana no estarás.
Decirte lo mucho que lo siento,
solo intentaba callarme los miedos.
A que te marches, a que tu silencio
sea el debate,
que me mantenga despierta.
Y estoy de nuevo, sonriendo,
riendo, como si fueras el dueño,
de cada sueño, sabía al conocerte
que te llevaría dentro.
Un año después, y aquí me tienes.
Dijiste que era lo mejor que te había ocurrido,
soltando un te quiero tan cierto,
me hiciste olvidar el dolor en ese momento.
Y es muy fácil,
solo te estoy sintiendo a más de 400.
Y si supiera saber de…

Lorena Lupión Alabarce~

Todo el mundo tiene cicatrices. Todos tienen heridas. Normalmente decimos que se trata de ser fuertes, de seguir adelante, de OLVIDAR. Las personas que no consiguen hacer eso son tildadas de débiles, de tristes. Les echamos la culpa, como "bueno, tú te empeñas en seguir así". No es del todo así.

Aquí no hablo de fuertes o de débiles. No hablo de más o menos dolor. No hablo de si son más importantes las enfermedades mentales o las físicas, porque creo que ni siquiera el mundo debería hacerse ese debate.  No hablo de errores ni de aciertos. Hablo de lo que hay. De lo que tenemos. De lo que somos. Hablo del derecho a la libertad de expresión. Hablo de HABLAR ante las dudas, ante los problemas. Hablo de que hace dos años que te fuiste. Nos dejaste el dolor que sentías, con el que creías que así vencerías. Dejaste una herida que nunca será cerrada. Esa, NUNCA será cerrada. Tus padres te echan de menos. Vi a tu madre hace un año. Estaba perdida y lo sigue estando. Nunca se recupera…

No sé.

Me estoy moviendo en círculos ¿lo ves?

Estoy anclada. No desaparece de mi alma, de mis sentidos.
Y tú vas por el mundo preguntando por qué, por qué tan jodido, por qué el día a día, por qué la ira, por qué tú...
Yo queriendo ser tu cura...¿cura de qué? Si en realidad ella es tu puta cura...

No sé que he sido todo el tiempo. No sé donde está todo el amor que te dí. No sé cómo salir. No sé que coño vi en ti, el caso es que no dejo de verlo. No sé si es que me lo merezco. No sé si esto es la típica historia de la chica con el corazón roto.
A veces sé que me quedaré sola.
Queriendo y conociendo otro amor al que no puedo darme entera. Nunca miento, y después de toda la mierda que he llegado a tragarme no soy ese tipo de persona. ¿Yo? De las de una pareja para toda la puta vida. Estar con alguien es algo serio e importante. ¿Yo? De rollos nada. Hasta el matrimonio o más bien simplemente una vida a su lado.

Se quemó. Cambié de opinión. Las cosas cambiaron. Me hicieron cambiar. Me quedé con la…

Necesito.

Seré sincera: no me siento para nada bien.

No es una gran época en mi vida, aunque sinceramente no sé si alguna vez salí. Creo que firmemente no y me parece un tanto triste. En mi vida he tenido que tragar cosas como que yo era una víctima o que iba llamando la atención con mis tweets, o bueno en fin...sintiéndome mal, irónicamente. He soportado que me llamen attention whore, que me llamen puta y yo me pregunto si todas las mujeres somos unas putas, porque a todas nos llaman así a lo largo de la vida. Incluso entre nosotras nos llamamos así, y me parece horrible. Una cosa que tengo muy clara es que jamás permitiré que nadie me llame puta, o sinónimos o me lo insinue, porque yo no lo soy, y a la mayoría de mujeres a las que insultamos así ni siquiera lo son, pero llaman y llamamos porque hacen lo que quieren con su vida y su cuerpo. Como haces tú, curiosamente.

He aguantado "feas" que me han comido el alma cuando yo quería dejar de existir. Cuando lo único que quería era delg…

Para nada.

Hay muchos días importantes en la vida. Hay muchos días que nos marcan y los recordamos para siempre. Hoy es uno de ellos, no es necesariamente demasiado trascendental ni importante, pero es ese día en el que te das cuenta de algo. Algo que te has estado negando todo este tiempo, porque tenias miedo, porque no querías que fuese cierto. No tengo formas de explicar cuanto me duele, como se clava en mis entrañas. Porque es realmente devastador.

Cuando conozco a alguien y mantengo la amistad y el cariño durante tanto tiempo, espero que eso me haga feliz y me haga sonreír. He fallado dos veces, en realidad más pero esas dos personas son del mismo lugar. A mi me encanta ese lugar. Di todo de mí a la primera persona que conocí. Toda la ayuda, todas mis lágrimas y mi comprensión pero no fue suficiente. Me rompió la vida y dejó tras de sí una herida tan jodidamente grande que me ha creado un trauma. No miento. Supongo que esa es la razón de mis delirios con la segunda persona. Son mis miedos y…