Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2015

Come back.

Estamos de vuelta. Atacando mi mente, sacudiendo el polvo que nunca hubo entre tú y yo. Buscando la puta contestación. Pidiendo a algo que todo fuese bien. Deseándo-te, explicar a tu huracán el porque que no obtengo. Decirle que soy frágil y efímera, que puedo irme dentro de 15 minutos o quizás 1. Igual que la felicidad. Tratando de sacarle hierro al asunto, a esa mirada apagada que dio una llama en mi mirada. Sentir la mentira en el ambiente, porque estoy toda estresada y asustada. Temblé como si fuera de flan, con cada rincón de mi soledad que dejaba de serlo porque estaba a minutos de verlo. Ser valiente y cometer locuras. Me he vuelto loca y ni si sé de que locura se trata.

¿Cómo has llegado al centro, cómo excavaste por mis huecos? Pude detenerlo y no pude. ¿ Por qué no pude? Ahora estás como estabas antes. En mi mente, en la noria de la vida. Ocultando las razones por las que fui, las que sigo, quizás por las que miento, quizás por las que huyo o vuelvo. Tú eres hielo protegiend…

Yo soy tú. Tú eres yo.

Puedo escuchar el ruido incesante en tus cascos, sentir el frío de Reikiavik, el calor de Argentina, la unión de Francia contra la violencia, del mundo entero. Los ruidos que hace mi mente, la tuya, el silencio en una plaza abandonada, en tu corazón de piedra pero lleno de fuego. Puedo saborear tu imaginación que te lleva a alejarte de aquí, puedo degustar tu plato preferido, puedo sentir tu indiferencia hacia el ruido, los gritos, sus putos comentarios.
Yo soy el tú que tú nunca viste. Yo siento y padezco. Yo soy soledad aun con gente alrededor. Yo soy tus ganas de echar de menos. También puedo entender tus desvelos, yo soy un tú que siente dolor, deseo y sueños. No importa quien seas, que hagas, o que digas. Yo soy un tú asustado, desquiciado, cabreado. Soy las emociones que sientes. Porque tú y yo no somos tan diferentes. No me importa el color de tu piel, tu origen, tus errores, tus virtudes, tus sueños o dolores. Yo soy también un tú. Un tú que absorbe el malestar de la sociedad,…