Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2015

Ultimátums.

La vida no está hecha para ultimátums. Para despedidas acumuladas. 
Para olvidar. 


No soy la princesa porque no vengo de ningún cuento, no te voy a contar mis putos secretos. Voy a querer ser tu escudo y espada ante el miedo, si tú quieres tenerlo.


Nunca es fácil. No es fácil decir lo que sientes. No es fácil esperar una respuesta. No es fácil juntar la distancia de 400 km. No es fácil declararse a alguien con la venda en los ojos. No es fácil decidir. No es fácil sonreír como si no pasara nada. No es fácil dejarte ir. No es fácil que llueva en pleno verano, pero últimamente llueve mucho en mí. No es fácil saltarse las normas. No es fácil vivir como quieres. No es fácil conquistar aquellos corazones que se encuentran tan lejos deseando ser amados pero sin ver que pueden serlo. No es fácil lucir como quieres. No es fácil ser un cuerpo 10, pero el tipo de cuerpo que ellos quieren que seas. No es fácil asumir tus mentiras. No es fácil ser altamente sensible. No es fácil olvidar el pensamien…

Saltando océanos.

He crecido como una reina. Me he valido de las armas más honestas para ser reina. Alabaron mis ropas, mis labios y el corazón tan tierno que se me escapaba de las manos a los 13 años. Me sacudieron y me sumergieron en la bañera para desteñir mis labios. He sido continuamente perseguida. Por la moda, las promesas tontas y el dolor de la adolescencia. "Mírala a ella, es más que perfecta, mírate no eres nada comparada con ella"- gritaba la sociedad derrramando su maldad en mi cabeza. Pero en verdad yo soñaba con ser una sirena. Sumergirme en el mar y no salir jamás.

Cruel ser que me observaba en el espejo. Se rió de mi cuerpo, y los órganos que habitaban su espacio. ¿Nunca has caminado ausente en mitad de una multitud de gente que no te entiende? La reina se caía, una y otra vez. Confiaba a gente sus secretos y estos le escupían a la cara. Calló y murió. "Bonitas muñecas"-pensaba, " perfectas para llenarlas de marcas".Una rosa en San Valentín la hacía sentir…