Ir al contenido principal

Saltando océanos.

He crecido como una reina. Me he valido de las armas más honestas para ser reina. Alabaron mis ropas, mis labios y el corazón tan tierno que se me escapaba de las manos a los 13 años. Me sacudieron y me sumergieron en la bañera para desteñir mis labios. He sido continuamente perseguida. Por la moda, las promesas tontas y el dolor de la adolescencia. "Mírala a ella, es más que perfecta, mírate no eres nada comparada con ella"- gritaba la sociedad derrramando su maldad en mi cabeza. Pero en verdad yo soñaba con ser una sirena. Sumergirme en el mar y no salir jamás.

Cruel ser que me observaba en el espejo. Se rió de mi cuerpo, y los órganos que habitaban su espacio. ¿Nunca has caminado ausente en mitad de una multitud de gente que no te entiende? La reina se caía, una y otra vez. Confiaba a gente sus secretos y estos le escupían a la cara. Calló y murió. "Bonitas muñecas"-pensaba, " perfectas para llenarlas de marcas".Una rosa en San Valentín la hacía sentirse una verdadera reina. Perdía vida mientras según otros crecía como reina. Maltratada, tirada a la basura real. Señalada por defectos que la hacían llorar. Instantes que se fugaban sin más. Buscar al rey la pudo matar.

La reina de un mundo que no era ni sería su reino. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Te quedarías conmigo pase lo que pase?

Te juro que intento luchar. No es sencillo. Solo siento que soy patética.
Quiero estar a la altura pero nunca seré como ella. No hace falta ya lo sé, y que soy yo y ya está, también.
Yo no tendré unos ojos grandes y azules nunca.
No seré lo suficientemente bonita o delgada o algo más perfecta.
Las cosas que me dices son solo palabras que vuelan...que se me escapan entre los dedos.
Esto es difícil para mí porque siento que una vez más voy a volver a ser tan gilipollas que voy a caer.
No digo te quiero sin sentirlo. Resulta asfixiante pensar que me olvidarás por no venir.
Estoy cansada, JODER. ¡QUIERO QUE ALGO SALGA BIEN DE UNA PUTA VEZ!

A lo mejor, yo no me lo merezco y por eso no lo encuentro. A lo mejor no eres tú. A lo mejor no hay nadie para mí. A lo mejor no es nada.



Lo siento, me tropiezo muchas veces. Forma parte de lo que soy. No quiero ser como muchas. Quiero a un chico que valga por todos los que existan el mundo.


Lorena Lupión Alabarce~

Todo el mundo tiene cicatrices. Todos tienen heridas. Normalmente decimos que se trata de ser fuertes, de seguir adelante, de OLVIDAR. Las personas que no consiguen hacer eso son tildadas de débiles, de tristes. Les echamos la culpa, como "bueno, tú te empeñas en seguir así". No es del todo así.

Aquí no hablo de fuertes o de débiles. No hablo de más o menos dolor. No hablo de si son más importantes las enfermedades mentales o las físicas, porque creo que ni siquiera el mundo debería hacerse ese debate.  No hablo de errores ni de aciertos. Hablo de lo que hay. De lo que tenemos. De lo que somos. Hablo del derecho a la libertad de expresión. Hablo de HABLAR ante las dudas, ante los problemas. Hablo de que hace dos años que te fuiste. Nos dejaste el dolor que sentías, con el que creías que así vencerías. Dejaste una herida que nunca será cerrada. Esa, NUNCA será cerrada. Tus padres te echan de menos. Vi a tu madre hace un año. Estaba perdida y lo sigue estando. Nunca se recupera…

San Juan.

Si tengo que quemar algo hoy, quemaría pensamientos. Quemaría el constante "has perdido 3 años de tu vida". Quemaría el miedo, ese miedo a la gente, al ambiente, al cambio, al futuro incierto, el miedo a no verte. Perderte.
Quemaría las penas que he ahogado en conductas autodestructivas. En engaños, en mentiras, en silencios y en ruidos. En aclaraciones de garganta, en fantasmas del pasado, en heridas con la cicatriz abriendo paso. Quemaría aquello que tire al mar el año pasado para que se cumpliera. ¿Qué coño? Quizás en otra dimensión te quemaría a ti. Arderian tus palabras, tus miradas, tus farsas. Yo seguiría adelante esta vez, sin tener que estar a la defensiva, sin inseguridad, sin ti.
Si tengo que quemar algo hoy, serían recuerdos. Recuerdos demasiado feos para aún explicados, que los demás entendieran. Al milímetro. Quemaría mis pensamientos. Esos diálogos gilipollas que mantiene mi cabeza. Cuando viese a una chica preciosa en Instagram no me compararia …