Ir al contenido principal

Come back.

Estamos de vuelta. Atacando mi mente, sacudiendo el polvo que nunca hubo entre tú y yo. Buscando la puta contestación. Pidiendo a algo que todo fuese bien. Deseándo-te, explicar a tu huracán el porque que no obtengo. Decirle que soy frágil y efímera, que puedo irme dentro de 15 minutos o quizás 1. Igual que la felicidad. Tratando de sacarle hierro al asunto, a esa mirada apagada que dio una llama en mi mirada. Sentir la mentira en el ambiente, porque estoy toda estresada y asustada. Temblé como si fuera de flan, con cada rincón de mi soledad que dejaba de serlo porque estaba a minutos de verlo. Ser valiente y cometer locuras. Me he vuelto loca y ni si sé de que locura se trata.

¿Cómo has llegado al centro, cómo excavaste por mis huecos? Pude detenerlo y no pude. ¿ Por qué no pude? Ahora estás como estabas antes. En mi mente, en la noria de la vida. Ocultando las razones por las que fui, las que sigo, quizás por las que miento, quizás por las que huyo o vuelvo. Tú eres hielo protegiendo el fuego de tu corazón. Eres el error que volvería a cometer, pequeña idiota yo. Aun tratando de entender. Aun sin saber porque. ¿Cómo se puede querer dos veces?

El amor a primera vista nunca existió y lo sé. Vuelo, vuelo por cada detalle que guarde en mi mente de aquel viernes. Y vuelvo, vuelvo a casa de noche prometiéndole al cielo que ya jamas volveré a sentir lo que sentía por ti. He intentado por todos los medios, ¿ya me muero o qué? O puedo seguir demostrando lo idiota que es este pobre corazón.

¿Y que coño hago escribiendo? Contando el tiempo. Se siente tan extraño dibujar tu nombre y extraño dibujar el tuyo. Siento la ira acumulada en mi garganta. Aun siguen las malditas palabras. ¿No es duro que sientes tanto, tan extremo y digan que no? Que eso no es cierto. Qué sabran ellos. Qué sé yo. Que me importa nada, que hago de nuevo.

¿Cómo puedo hablar? Si nadie puede entender. ¿Qué hago por esto que siento por ti? Que se queda solo, asustado y humillado, porque ya no lo quieres más.
Estamos de vuelta, joder. Me haces feliz sin estar, e infeliz por no volver y me pregunto cómo puede ser. Hay un dos y de repente, estar segura de los dos.

No vas a volver, yo lo sé.
Tu boca sigue cerrada, por saber no sé nada.
Y estar al filo, al límite, al borde de enamorarme.
No, imposible,imposible.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Te quedarías conmigo pase lo que pase?

Te juro que intento luchar. No es sencillo. Solo siento que soy patética.
Quiero estar a la altura pero nunca seré como ella. No hace falta ya lo sé, y que soy yo y ya está, también.
Yo no tendré unos ojos grandes y azules nunca.
No seré lo suficientemente bonita o delgada o algo más perfecta.
Las cosas que me dices son solo palabras que vuelan...que se me escapan entre los dedos.
Esto es difícil para mí porque siento que una vez más voy a volver a ser tan gilipollas que voy a caer.
No digo te quiero sin sentirlo. Resulta asfixiante pensar que me olvidarás por no venir.
Estoy cansada, JODER. ¡QUIERO QUE ALGO SALGA BIEN DE UNA PUTA VEZ!

A lo mejor, yo no me lo merezco y por eso no lo encuentro. A lo mejor no eres tú. A lo mejor no hay nadie para mí. A lo mejor no es nada.



Lo siento, me tropiezo muchas veces. Forma parte de lo que soy. No quiero ser como muchas. Quiero a un chico que valga por todos los que existan el mundo.


Alone.

Yo sé que ahí fuera hay muchas personas que se sienten solas. Que esperan un beso, un abrazo, o una sonrisa. Que piensan que sus problemas son únicos y que nada ni nadie va a poder salvarles, sin saber que nada nos salva, sino que somos los dueños de nuestro propio salvavidas. 
Soy consciente de todo esto, pero me siento sola. Ha tenido que ver como el primer año magnífico que se supone debe ser la universidad y una ciudad diferente(no tu pueblo,tu mismo pueblo durante 21 años) ha sido un desastre. Ahí fuera dirán que aún me queda tiempo para conocer a diferentes personas, que es una ciudad y ese tipo de cosas. Ver a todos entusiasmados con su nuevo año, con su empezar, la hace a una muy desdichada. Una vez hablé con mi psicóloga que al sentirnos tristes o deprimidos vemos la felicidad de los demás multiplicada por dos o por tres. Es como las redes sociales. Ahí solo das lo mejor de ti, pero detrás hay mucho más. Supongo que también esto funciona así. 
Me siento sola y tener ansiedad so…

Lorena Lupión Alabarce~

Todo el mundo tiene cicatrices. Todos tienen heridas. Normalmente decimos que se trata de ser fuertes, de seguir adelante, de OLVIDAR. Las personas que no consiguen hacer eso son tildadas de débiles, de tristes. Les echamos la culpa, como "bueno, tú te empeñas en seguir así". No es del todo así.

Aquí no hablo de fuertes o de débiles. No hablo de más o menos dolor. No hablo de si son más importantes las enfermedades mentales o las físicas, porque creo que ni siquiera el mundo debería hacerse ese debate.  No hablo de errores ni de aciertos. Hablo de lo que hay. De lo que tenemos. De lo que somos. Hablo del derecho a la libertad de expresión. Hablo de HABLAR ante las dudas, ante los problemas. Hablo de que hace dos años que te fuiste. Nos dejaste el dolor que sentías, con el que creías que así vencerías. Dejaste una herida que nunca será cerrada. Esa, NUNCA será cerrada. Tus padres te echan de menos. Vi a tu madre hace un año. Estaba perdida y lo sigue estando. Nunca se recupera…