Ir al contenido principal

Necesito.

Seré sincera: no me siento para nada bien.

No es una gran época en mi vida, aunque sinceramente no sé si alguna vez salí. Creo que firmemente no y me parece un tanto triste. En mi vida he tenido que tragar cosas como que yo era una víctima o que iba llamando la atención con mis tweets, o bueno en fin...sintiéndome mal, irónicamente. He soportado que me llamen attention whore, que me llamen puta y yo me pregunto si todas las mujeres somos unas putas, porque a todas nos llaman así a lo largo de la vida. Incluso entre nosotras nos llamamos así, y me parece horrible. Una cosa que tengo muy clara es que jamás permitiré que nadie me llame puta, o sinónimos o me lo insinue, porque yo no lo soy, y a la mayoría de mujeres a las que insultamos así ni siquiera lo son, pero llaman y llamamos porque hacen lo que quieren con su vida y su cuerpo. Como haces tú, curiosamente.

He aguantado "feas" que me han comido el alma cuando yo quería dejar de existir. Cuando lo único que quería era delgadez que se asemejaba a belleza, porque me sentía vacía, fea y gorda.  Porque no quería comer, porque me odiaba. Llevo una semana extraña, en la que vuelvo a no sentirme bien con mi cuerpo. No entiendo que haya algo bien en mí. Creo que estoy profundamente perdida y no se qué hacer, es más tampoco lo he dicho hasta ahora.

Todo este tiempo he intentado ser fuerte. He ido escalando, me he parado, he cogido energía, me he vaciado, no sé...he aprendido cosas que antes no sabía. No me ha sido nada fácil saber que no era querida, que no era amada por quien yo amaba. Jamás nadie podrá quitarme mis sentimientos, ni forma de expresarme, soy quien soy a día de hoy por ellos. Ha habido cosas que realmente han empeorado mi mejora, que me han hundido de tal forma que no creo que pueda llegar a describir o expresar totalmente para que entendaís el dolor de vivir en dolor de algunas palabras. He sido un puto juguete roto y esto es jodidamente doloroso.

Estoy llorando y no voy a dejar de llorar. No puedo parar porque necesito llorar, porque lo quiero y porque llorar no debería tener una connnotación negativa. Para descargar necesitamos llorar. No me siento bien conmigo misma, no siento como que las cosas vayan bien en mi vida, nada va bien es más. Sé que tú puedes estar pasando por algo parecido o que entiendes de lo que estoy hablando, solo quiero que sepas que sé que se siente en tu lugar.

Estoy preocupada por mis estudios, estaba estudiando algo que realmente quería, llevo años queriendo hacerlo y será que quizás me ha afectado más de lo que creía haber tenido un cuatrimestre tan malo, y que no estoy estudiando lo que debería porque no me sale. Sé que pueden no entenderlo o simplemente decir "pues estudia, ponte" no puedo. Seguir con tu día a día, haciendo cosas, y llevarlo todo a la acción hace que consigas seguir pero es que no me sale. Y la verdad, no le veo el sentido.

Últimamente no le veo el sentido a respirar. Tengo las palabras clavadas en el cráneo y no me salen. No se porque existo, o que coño estoy aportando a la vida de la gente que tengo a mi lado. Necesito salir de aquí, pero nunca veo el final. Me ha jodido de una manera brutal que no me acepten. Que me comparen con la más guapa, la más delgada, el más tranquilo, el más alegre. Yo siempre era inferior. Que se quejen de como me tomo las cosas. De por qué lloro, por qué me duele. El dolor es relativo. Yo soy Lorena. No soy tu vecino, no soy tu mejor amigo, no soy tu madre, no soy nadie más. Esta es mi puta forma de sentirme.
Un amigo me dijo que él no tenía el control de cómo puede llegar a afectarme tanto. No podrás controlar el nivel pero puedes ayudarme, o puedes tratar de escucharme, puedes estar ahí.

Todos te dicen que tienes que hacer en la vida, como debes sentirte, como expresarte, como hablar incluso. Todos te dicen que tienes que ser feliz y eres joven, pero nadie se ocupa del dolor. Nadie te dice que estar mal es un estado más y no es malo. Que llorar no es malo. Que llorar libera.
Cuando fui la primera vez a mi cita con el área de marcapasos me encontré con un chico que era mucho mayor que yo, que tenía problemas como yo. Él había nacido con el corazón al revés o algo así, y había tenido muchas operaciones, tuvo un infarto a los 15 años. Yo lo ví y fue increíble, porque era guapísimo, si algo recuerdo bien son sus ojos, eran tan verdes como la esperanza. Y me sonreía y hay personas que al sonreírte te dan media vida. Hace 4 días que ya no está con nosotros. Le iban a trasplantar el corazón. No lo admitió. Me alegro profundamente de que haya disfrutado todo lo posible de esos 27 años de vida.

Tengo miedo, pero todos lo tenemos. Estoy en un momento en mi vida en que realmente estoy necesitando y anhelando cariño. Una sonrisa, un deseo, un milagro, un abrazo, un beso, una caricia, palabras bonitas, no sé...
No tengo claro nada y es un aúntentico desastre que lo único que tuviese claro no podía tenerlo. No sé quien soy, y no sé en quien puedo contar. No sé quien puede entender realmente.
No quiero relaciones, no quiero nada. Quiero irme de whatsapp, pero eso ni siquiera me serviría.


Asi que, no me siento bien para nada. Aunque me ría o parezca que sí. En realidad, todos estamos algo quemados, pero nos negamos a aceptarlo. No lo eviteís por dios.
A veces tengo ganas de irme con fuerza, porque esto...es jodidamente insoportable.


Saldré de ésta o moriré en el intento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lorena Lupión Alabarce~

Todo el mundo tiene cicatrices. Todos tienen heridas. Normalmente decimos que se trata de ser fuertes, de seguir adelante, de OLVIDAR. Las personas que no consiguen hacer eso son tildadas de débiles, de tristes. Les echamos la culpa, como "bueno, tú te empeñas en seguir así". No es del todo así.

Aquí no hablo de fuertes o de débiles. No hablo de más o menos dolor. No hablo de si son más importantes las enfermedades mentales o las físicas, porque creo que ni siquiera el mundo debería hacerse ese debate.  No hablo de errores ni de aciertos. Hablo de lo que hay. De lo que tenemos. De lo que somos. Hablo del derecho a la libertad de expresión. Hablo de HABLAR ante las dudas, ante los problemas. Hablo de que hace dos años que te fuiste. Nos dejaste el dolor que sentías, con el que creías que así vencerías. Dejaste una herida que nunca será cerrada. Esa, NUNCA será cerrada. Tus padres te echan de menos. Vi a tu madre hace un año. Estaba perdida y lo sigue estando. Nunca se recupera…

¿Te quedarías conmigo pase lo que pase?

Te juro que intento luchar. No es sencillo. Solo siento que soy patética.
Quiero estar a la altura pero nunca seré como ella. No hace falta ya lo sé, y que soy yo y ya está, también.
Yo no tendré unos ojos grandes y azules nunca.
No seré lo suficientemente bonita o delgada o algo más perfecta.
Las cosas que me dices son solo palabras que vuelan...que se me escapan entre los dedos.
Esto es difícil para mí porque siento que una vez más voy a volver a ser tan gilipollas que voy a caer.
No digo te quiero sin sentirlo. Resulta asfixiante pensar que me olvidarás por no venir.
Estoy cansada, JODER. ¡QUIERO QUE ALGO SALGA BIEN DE UNA PUTA VEZ!

A lo mejor, yo no me lo merezco y por eso no lo encuentro. A lo mejor no eres tú. A lo mejor no hay nadie para mí. A lo mejor no es nada.



Lo siento, me tropiezo muchas veces. Forma parte de lo que soy. No quiero ser como muchas. Quiero a un chico que valga por todos los que existan el mundo.


2 años más tarde.

¿Has sentido que sobras? No de un lugar, un sitio, de un grupo de amigos, con tu pareja, familia. Sino de la vida.


Justo ahí. El momento en que miras a ambos lados lados y desaparece lo que conoces. En el que la gente es extraña y no te entiende. ¿Te ocultas? ¿Se ocultan? ¿Conoces el vacío? Será tu perdición.

¿Has jugado? A tu juego. A la mentira. A la sonrisa fingida. Al tengo miedo, ¿a qué? No has estado en níngún precipicio, pero no lo necesitaste para sentirte caer. Y caer es jodidamente metáforico. Puedes caer cuando estás en la calle. Cuando estás en el super. En el baño. En la cocina, al lado de tus calorías. En el sofá. En casa de una amiga. En una graduación que todos esperan expectantes. En una boda. En el fondo del mar. En la piscina. En una reunión. En una cita. En un beso. En navidad.

Puedes morir por dentro, que tus entrañas se llenen de hemorragias que no puedas parar al mantener simplemente la puta boca cerrada. Dirás que tienes miedo, que te sientes mal. Vas a pedir a…