Ir al contenido principal

JODER.

Esta es mi canción de lucha, 
una canción para recuperar mi vida.
Demostraré que es la canción correcta. 
Mis poderes se encendieron,
empezaré desde ahora, seré fuerte.
Tocaré mi canción de lucha
y realmente no me importa si nadie más me cree,
porque aún tengo mucho por lo que luchar. 












 Es como en una canción, es exactamente la forma en que subo, en que me columpio. Puedo ser todo eso que siempre he querido, puedo conseguirlo, está al alcance de mi puta mano. No hay nadie que pueda detenerme, no existe el miedo, el pánico, lo trágico. Estoy con los pies en tierra, sabiendo que volveré a caer, pero puedo levantarme. La opción de levantarse está impresa en mí. La llevo siempre, está en mi sonrisa, en mi risa, en mis ojos, en mis labios, en mi cuerpo. Estoy hecha de titanio, de acero, de sonrisas, de sueños, de mí. 

Y ya no importan los anónimos de ask, los de la calle, los de internet, los de mi instituto. Sé lo que me merezco y voy a por ello. Soy el jodido puto fuego, me declaro intensamente emocional y ESTÁ BIEN. ESTÁ BIEN. Está bien sufrir a veces, está bien derrumbarse, está bien no tener fuerza, está bien si no puedo ser como todos. Bienvenida unicidad, mis cortes en la batalla, mi ira, mis lágrimas, mi parte en el plato. Está genial sonreír a pesar de todo, está bien. 

Y esta soy la yo que aquel chico se perdió, soy a la que dijiste no, soy la chica con la que perdiste el contacto, soy a la que llamaste puta por algo que no era cierto, soy a la que escribieron tonta en el respaldo de la silla en el instituto, soy la chica de los brackets y las gafas a los 13, a la que llamaste fea, soy la chica de la que te reiste por no aprobar inglés, soy la amiga que dejaste de lado, soy la chica a la que llamaste débil e inmadura, soy la chica a la que dijeron que daba pena, soy la amiga que dijeron que daba asco como amiga, soy la chica a la que dijiste que se quedaría sola, soy la niña seria, soy la niña que se sintió violenta e incómoda, soy la chica del marcapasos, soy la chica de la C.V, soy la chica con el corazón destruido a los 15, soy  la chica que llamaron gorda, soy yo. Soy el "me amo" y "ya no tengo miedo", soy el "puedo hacerlo" , soy el amor y el cariño que ahora me tengo. Y tengo todo lo jodidamente bueno que podría tener y sentir , más todo eso. Soy la chica que se está haciendo fuerte sin ti. No hace falta que me quieras para quererme. 

Tengo las armas, la mirada y la sangre fluye en mis venas. Estoy aquí aunque no me crean, aunque no me quieran, aunque no me necesiten. Aunque parezca que no puedo subir más arriba, aunque baje y provoque derrumbes, aunque me haga daño. Aunque tú creas que esto es una puta falsa autoestima, aunque creas que no puedo seguir adelante, aunque desistas de mí, no me importa, JODER NO ME IMPORTA.  

Estoy creyendo yo en mí. 
Estoy amándome. 
Estoy necesitándome. 

Una vez leí que lo mejor para curarse el alma era agradecer y tenía razón. Agradezco y amo a quiénes me han hecho como soy, a los que siguen a mi lado y a los que quieren seguir siendo ángeles en mi vida, sí aunque pueda sonar todo lo cursi del mundo. A quienes han sido el pegamento para mantenerme con vida.

Esta es mi canción de lucha,
y no pienso parar nunca. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lorena Lupión Alabarce~

Todo el mundo tiene cicatrices. Todos tienen heridas. Normalmente decimos que se trata de ser fuertes, de seguir adelante, de OLVIDAR. Las personas que no consiguen hacer eso son tildadas de débiles, de tristes. Les echamos la culpa, como "bueno, tú te empeñas en seguir así". No es del todo así.

Aquí no hablo de fuertes o de débiles. No hablo de más o menos dolor. No hablo de si son más importantes las enfermedades mentales o las físicas, porque creo que ni siquiera el mundo debería hacerse ese debate.  No hablo de errores ni de aciertos. Hablo de lo que hay. De lo que tenemos. De lo que somos. Hablo del derecho a la libertad de expresión. Hablo de HABLAR ante las dudas, ante los problemas. Hablo de que hace dos años que te fuiste. Nos dejaste el dolor que sentías, con el que creías que así vencerías. Dejaste una herida que nunca será cerrada. Esa, NUNCA será cerrada. Tus padres te echan de menos. Vi a tu madre hace un año. Estaba perdida y lo sigue estando. Nunca se recupera…

¿Te quedarías conmigo pase lo que pase?

Te juro que intento luchar. No es sencillo. Solo siento que soy patética.
Quiero estar a la altura pero nunca seré como ella. No hace falta ya lo sé, y que soy yo y ya está, también.
Yo no tendré unos ojos grandes y azules nunca.
No seré lo suficientemente bonita o delgada o algo más perfecta.
Las cosas que me dices son solo palabras que vuelan...que se me escapan entre los dedos.
Esto es difícil para mí porque siento que una vez más voy a volver a ser tan gilipollas que voy a caer.
No digo te quiero sin sentirlo. Resulta asfixiante pensar que me olvidarás por no venir.
Estoy cansada, JODER. ¡QUIERO QUE ALGO SALGA BIEN DE UNA PUTA VEZ!

A lo mejor, yo no me lo merezco y por eso no lo encuentro. A lo mejor no eres tú. A lo mejor no hay nadie para mí. A lo mejor no es nada.



Lo siento, me tropiezo muchas veces. Forma parte de lo que soy. No quiero ser como muchas. Quiero a un chico que valga por todos los que existan el mundo.


2 años más tarde.

¿Has sentido que sobras? No de un lugar, un sitio, de un grupo de amigos, con tu pareja, familia. Sino de la vida.


Justo ahí. El momento en que miras a ambos lados lados y desaparece lo que conoces. En el que la gente es extraña y no te entiende. ¿Te ocultas? ¿Se ocultan? ¿Conoces el vacío? Será tu perdición.

¿Has jugado? A tu juego. A la mentira. A la sonrisa fingida. Al tengo miedo, ¿a qué? No has estado en níngún precipicio, pero no lo necesitaste para sentirte caer. Y caer es jodidamente metáforico. Puedes caer cuando estás en la calle. Cuando estás en el super. En el baño. En la cocina, al lado de tus calorías. En el sofá. En casa de una amiga. En una graduación que todos esperan expectantes. En una boda. En el fondo del mar. En la piscina. En una reunión. En una cita. En un beso. En navidad.

Puedes morir por dentro, que tus entrañas se llenen de hemorragias que no puedas parar al mantener simplemente la puta boca cerrada. Dirás que tienes miedo, que te sientes mal. Vas a pedir a…