Ir al contenido principal

Cada noche.



Cada noche era un pedazo de todas aquellas cosas horribles que había vivido a lo largo del año o de toda mi vida. Me daba por pensar que sinceramente no había nada por lo que vivir. Me mantenía en una cuerda floja todo el tiempo, había cambiado mil millones de veces para acabar siendo como era al principio. Todo el mundo quería que fuese de una determinada forma.  Querían que estudiara un módulo que no me gustaba y mi familia pensaba que no iba a hacer nada en el nuevo curso. Ellos querían que me preparase para un trabajo, quizás piensen que soy idiota, pero no lo soy. Quizá piensen que no sé nada de la vida, bueno jamás podría quitarle la razón a nadie sobre eso. Pero nadie podrá quitarme la razón de que la vida es rápida, es injusta y maravillosa. Que el futuro es incierto y que realmente prefiero vivir mi vida con aquellas cosas que amo y me gustan que ejerciendo o estudiando algo que detesto. Aunque eso sea alabado por tener trabajo o por tener una buena fuente de dinero. No busco dinero en la vida, ni las cosas más lujosas. No busco seguir el juego de una sociedad corrupta, e interesada en vivir para trabajar. Sé que es algo que muchos no entienden o que simplemente pueden pasar diciendo “esta chica está loca, se nota que es demasiado joven” bueno como ya he dicho, nunca lo negaría. 

Si me equivoco, y voy a hacerlo demasiadas veces en mi vida, serán mis errores, serán mis fallos, mi función es levantarme y seguir adelante. Como hacemos todos. Como todos buscan hacer. Sé que no quiero llegar al lecho de mi muerte y pensar que he hecho todo lo que los demás querían que hiciera pero nunca lo que yo quería. Que me he arriesgado por ellos, pero jamás por mí.
De acuerdo, me gusta psicología. Estoy profundamente enamorada de ella. Si quieren preguntarme porque, estaré dispuesta a contestar porque pero en otra ocasión.  Algo que decidí a los 14 y algo que maldita sea, sigo queriendo hacer, creo que eso es algo importante. Sé que como otros no tengo todos los medios para estudiar lo que deseo, pero considero que debería intentarlo al menos. Como ya he dicho es lo que me gusta. 

Supongo que no quiero estar estudiando o con un trabajo horrible, y de repente no sé, qué me atropelle un coche, o pierda el control del volante, o no sé. Cualquier cosa. Y he muerto haciendo un módulo que no me gustaba desde el principio, eligiendo la ropa que a mi madre le gustaba pero que a mí no, comprando aquello que a mí no me gustaba, viviendo donde mis padres querían que viviera, divirtiéndome de la forma en que mi madre creía que estaba bien para mi edad, sin dormir en casa de nadie, sin fugarme una noche para ver el amanecer, no por favor. Prefiero esforzarme por todo lo que necesito.
Puede que no os parezca bien, puede que no sea lo mejor para mi futuro pero si para mí.  Necesito cantar, no es algo como una obsesión de la edad, no tiene nada que ver. Algo que considero tan especial y que me llena tanto en la vida no puede ser por la edad. Ha sido aquello que me ha levantado en mis días oscuros, con lo que  me he expresado y le he gritado al mundo. Quizá no lo entiendan pero no tienen derecho a decirme que no puedo luchar por aquello que creo. 


Así que cada noche era un pedazo de todas aquellas cosas horribles que había vivido a lo largo del año o de toda mi vida. Sinceramente pensaba que podría morirme, porque era como si las cosas que antes eran importantes o que realmente quería hacer ya no tuvieran ninguna importancia. ¿Lo han sentido? No darle sentido a nada.  Pero…¿podria demostrar que probablemente sea una persona depresiva, insegura, y pequeña, pero que puedo estudiar lo que quiero, hacer lo que quiera y luchar por esas causas que tanto valoro?  ¿Demostrar que puedo luchar? ¿Qué puedo cantar? ¿Qué puedo ser todo lo que quiera? ¿Qué puedo dar alegría y amor? Por supuesto. Esta noche, por supuesto. 


Comentarios

  1. Pues dos años después te respondo a un comentario que me pusiste: sí, soy española! Jajajajaja perdón por la tardanza, pero perdí la contraseña y ahora que la he recuperado, he decidido retomar el blog :) Te sigo.
    Un besito!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Lorena Lupión Alabarce~

Todo el mundo tiene cicatrices. Todos tienen heridas. Normalmente decimos que se trata de ser fuertes, de seguir adelante, de OLVIDAR. Las personas que no consiguen hacer eso son tildadas de débiles, de tristes. Les echamos la culpa, como "bueno, tú te empeñas en seguir así". No es del todo así.

Aquí no hablo de fuertes o de débiles. No hablo de más o menos dolor. No hablo de si son más importantes las enfermedades mentales o las físicas, porque creo que ni siquiera el mundo debería hacerse ese debate.  No hablo de errores ni de aciertos. Hablo de lo que hay. De lo que tenemos. De lo que somos. Hablo del derecho a la libertad de expresión. Hablo de HABLAR ante las dudas, ante los problemas. Hablo de que hace dos años que te fuiste. Nos dejaste el dolor que sentías, con el que creías que así vencerías. Dejaste una herida que nunca será cerrada. Esa, NUNCA será cerrada. Tus padres te echan de menos. Vi a tu madre hace un año. Estaba perdida y lo sigue estando. Nunca se recupera…

¿Te quedarías conmigo pase lo que pase?

Te juro que intento luchar. No es sencillo. Solo siento que soy patética.
Quiero estar a la altura pero nunca seré como ella. No hace falta ya lo sé, y que soy yo y ya está, también.
Yo no tendré unos ojos grandes y azules nunca.
No seré lo suficientemente bonita o delgada o algo más perfecta.
Las cosas que me dices son solo palabras que vuelan...que se me escapan entre los dedos.
Esto es difícil para mí porque siento que una vez más voy a volver a ser tan gilipollas que voy a caer.
No digo te quiero sin sentirlo. Resulta asfixiante pensar que me olvidarás por no venir.
Estoy cansada, JODER. ¡QUIERO QUE ALGO SALGA BIEN DE UNA PUTA VEZ!

A lo mejor, yo no me lo merezco y por eso no lo encuentro. A lo mejor no eres tú. A lo mejor no hay nadie para mí. A lo mejor no es nada.



Lo siento, me tropiezo muchas veces. Forma parte de lo que soy. No quiero ser como muchas. Quiero a un chico que valga por todos los que existan el mundo.


2 años más tarde.

¿Has sentido que sobras? No de un lugar, un sitio, de un grupo de amigos, con tu pareja, familia. Sino de la vida.


Justo ahí. El momento en que miras a ambos lados lados y desaparece lo que conoces. En el que la gente es extraña y no te entiende. ¿Te ocultas? ¿Se ocultan? ¿Conoces el vacío? Será tu perdición.

¿Has jugado? A tu juego. A la mentira. A la sonrisa fingida. Al tengo miedo, ¿a qué? No has estado en níngún precipicio, pero no lo necesitaste para sentirte caer. Y caer es jodidamente metáforico. Puedes caer cuando estás en la calle. Cuando estás en el super. En el baño. En la cocina, al lado de tus calorías. En el sofá. En casa de una amiga. En una graduación que todos esperan expectantes. En una boda. En el fondo del mar. En la piscina. En una reunión. En una cita. En un beso. En navidad.

Puedes morir por dentro, que tus entrañas se llenen de hemorragias que no puedas parar al mantener simplemente la puta boca cerrada. Dirás que tienes miedo, que te sientes mal. Vas a pedir a…