Ir al contenido principal

Music


Bueno, durante algún tiempo(creo) os he hecho partícipes de lo que me emociona, amo y apasiona la música. Pero bueno, voy a contar mi historia con ella.


Desde los 7 u 8 años empecé a plantearme que cantar se me daba bien y realmente me gustaba muchísimo. No estuve muy apoyada por mi familia y lo entiendo porque es difícil todo ese mundo y es complicado. Siempre me ha entusiasmado la música. Tocar algún instrumento, cantar sobre todo, bailar. Nose, la música es una parte de mí, como una pierna o un brazo. Escribí mi primera canción con 9 años y bueno no era muy buena pero fuí mejorando. A los 12 volví a escribir pero ya seguí haciéndolo hasta el día de hoy. Al principio, había gente que venía y me decía : " ¿te aburres mucho no?". Escribí muchas canciones y diría que ahora tengo más de 100. Es mi pasión y se me da bien. Es gracioso porque no escribía por aburrimiento sino porque lo necesitaba. Ha sido desde siempre una forma de expresar lo que llevo dentro, mi día a día, mis terremotos, mis sueños, mi vida.

La gente me pedía que cantara como pueden pedírselo a cualquier otro que diga " yo canto". Ellos me escuchaban, a veces se reían ( casi siempre) y me olvidaban. Aquello fue duro para mí. Fue tan duro que me sentí abatida. Pero era aún más duro cuando se reían. Pensaba "¿no soy buena?", " ¿ qué tiene de divertido?". Era duro porque para mí lo era todo. Lo es todo. Lo que ellos jamás podrán entender es que eso me mantuvo viva y lo sigue haciendo. Hace que pueda ser yo. No era una persona triste o depresiva, me reía y sonreía y era feliz. Me invade una felicidad eterna cuando canto. Es algo que mucha gente se empeña en conseguir, otras personas que como yo siguen su sueño, luchan por él a toda costa. No sé a esas personas diría que, si a ellos les gusta la natación por ejemplo, practicarán ese deporte y si les apasiona querrán dedicarse a ello. Lo mismo a mí con la música.

Lo mejor de todo es que he tenido a personas apoyándome desde el principio. Ellos me piden que cante pero después no se olvidan y me piden más. Ellos no se ríen, muestran una sonrisa verdadera como diciendo "cantas genial". Eso es increíble. Esta es mi vida. Gracias a la música soy quién soy. Sin ella no tengo vida. Me hace aprender que luchar por lo que quieres merece la pena. Me encanta, simplemente.


Por último, quiero darles las gracias de corazón a esa personas que me quieren y me apoyan en esto y en sí en todo. Vosotros sois verdaderos. Gracias a la gente que me sigue, y leera esto, por perder un poco de su tiempo en mí e interesarse. Gracias por el " cantas genial" de ti, mamá.

Muchísimas gracias.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Te quedarías conmigo pase lo que pase?

Te juro que intento luchar. No es sencillo. Solo siento que soy patética.
Quiero estar a la altura pero nunca seré como ella. No hace falta ya lo sé, y que soy yo y ya está, también.
Yo no tendré unos ojos grandes y azules nunca.
No seré lo suficientemente bonita o delgada o algo más perfecta.
Las cosas que me dices son solo palabras que vuelan...que se me escapan entre los dedos.
Esto es difícil para mí porque siento que una vez más voy a volver a ser tan gilipollas que voy a caer.
No digo te quiero sin sentirlo. Resulta asfixiante pensar que me olvidarás por no venir.
Estoy cansada, JODER. ¡QUIERO QUE ALGO SALGA BIEN DE UNA PUTA VEZ!

A lo mejor, yo no me lo merezco y por eso no lo encuentro. A lo mejor no eres tú. A lo mejor no hay nadie para mí. A lo mejor no es nada.



Lo siento, me tropiezo muchas veces. Forma parte de lo que soy. No quiero ser como muchas. Quiero a un chico que valga por todos los que existan el mundo.


Lorena Lupión Alabarce~

Todo el mundo tiene cicatrices. Todos tienen heridas. Normalmente decimos que se trata de ser fuertes, de seguir adelante, de OLVIDAR. Las personas que no consiguen hacer eso son tildadas de débiles, de tristes. Les echamos la culpa, como "bueno, tú te empeñas en seguir así". No es del todo así.

Aquí no hablo de fuertes o de débiles. No hablo de más o menos dolor. No hablo de si son más importantes las enfermedades mentales o las físicas, porque creo que ni siquiera el mundo debería hacerse ese debate.  No hablo de errores ni de aciertos. Hablo de lo que hay. De lo que tenemos. De lo que somos. Hablo del derecho a la libertad de expresión. Hablo de HABLAR ante las dudas, ante los problemas. Hablo de que hace dos años que te fuiste. Nos dejaste el dolor que sentías, con el que creías que así vencerías. Dejaste una herida que nunca será cerrada. Esa, NUNCA será cerrada. Tus padres te echan de menos. Vi a tu madre hace un año. Estaba perdida y lo sigue estando. Nunca se recupera…

2 años más tarde.

¿Has sentido que sobras? No de un lugar, un sitio, de un grupo de amigos, con tu pareja, familia. Sino de la vida.


Justo ahí. El momento en que miras a ambos lados lados y desaparece lo que conoces. En el que la gente es extraña y no te entiende. ¿Te ocultas? ¿Se ocultan? ¿Conoces el vacío? Será tu perdición.

¿Has jugado? A tu juego. A la mentira. A la sonrisa fingida. Al tengo miedo, ¿a qué? No has estado en níngún precipicio, pero no lo necesitaste para sentirte caer. Y caer es jodidamente metáforico. Puedes caer cuando estás en la calle. Cuando estás en el super. En el baño. En la cocina, al lado de tus calorías. En el sofá. En casa de una amiga. En una graduación que todos esperan expectantes. En una boda. En el fondo del mar. En la piscina. En una reunión. En una cita. En un beso. En navidad.

Puedes morir por dentro, que tus entrañas se llenen de hemorragias que no puedas parar al mantener simplemente la puta boca cerrada. Dirás que tienes miedo, que te sientes mal. Vas a pedir a…