Ir al contenido principal

Volveremos a casa.

Volveremos a casa. 

Supongo que no es fácil expresarme. ¿Saben? Todo lo que he hecho en mi vida, todo lo que he expresado ha sido escribiendo. Componiendo letras de canciones, porque la música me daba la vida. Y no sé hablarlo en persona, no sé pronunciar las palabras adecuadas. No sé cómo se pronuncia "problema", "cortes", o "suicidio". No sé cómo decírselo al mundo, aunque sienta que tengo esa misión. Es complicado no hablarlo. Pero es que, no se me da bien. Me siento muy patética cuando me acerco a alguien y cuento algo, da igual si hay confianza, da igual quién sea.

Ya que estoy escribiendo aprovecho para decir que te voy a echar de menos. Sé que no vas a leerlo, espero que no lo hagas, temo que te enfades. Pero no puedo ocultar lo que siento. Aún cuando creas que me he ido, estaré contigo, porque no voy a querer olvidarte. Llevo 4 años enredada en alegrías y penas contigo. En distanciamiento y vueltas a casa. Lo siento porque quizá no lo hice del todo bien cuando te conocí, pero el odio era demasiado fuerte y me cegaba las ganas de hacerte feliz. Simplemente caí. Éramos impasibles a quemarnos, jugábamos a juegos prohibidos para los locos.

En fin, te he perdido 4 veces. Has vuelto 3. Decididamente, en estos últimos días he conocido cosas nuevas, historias que no sabía de personas que estaban más cerca de mí de lo que yo podría imaginar. Lorena no es la Lorena de hace tan siquiera unas semanas. No es la Lorena que quiso suicidarse en Julio. Lorena está cambiando. No sé cuanto tiempo me durará, no sé como superarlo. Sé que se cuelan de vez en cuando los demonios en mi mente, hacen trizas mis recuerdos y se beben mis ganas de luchar. Son las 23:29.

Esta noche me dedico a recordar a aquellos que he perdido. Aquellos que confiaron en mí y me contaron sus problemas y su vida, que sin saberlo ayudaron a esta chica que ahora escribe esto. A contarme algo tan grave como un intento de suicidio. He conocido a muchas personas con demonios, todos ellos creían que eran lo peor del mundo, que nadie los quería y que nunca saldrían de eso. Tengo una buena noticia y lo es si logran darse cuenta: "Ustedes no son lo peor del mundo, ustedes no saben que tienen todas las papeletas para salir de la mierda que os condena. Qué ustedes son fuertes, y que me importa una mierda si no lo creen, porque ahora os controla una puta enfermedad mental. Ustedes pueden reunir el valor de salir adelante, más allá de padecer cualquier enfermedad física o mental, o haber perdido a un familiar, a un amigo, por cuál o tal motivo. Ya sea porque el chico que amabaís o la chica de vuestros sueños se marchara, vosotros no sois un desastre. Ellos se marcharon porque quisieron, porque así ELLOS lo decidieron. Si ustedes no han sido infieles, no han hecho daño ni nada por el estilo, tranquilos, ustedes no tienen la culpa. Nadie la tiene. Hay algo afuera para ustedes, y estoy cansada de escuchar que realmente no lo hay, porque no saben lo que dicen. Si ustedes piensan que están solos, dejádme contaros cómo me siento:

He sido menospreciada desde tiempo atrás, a mí me han llamado fea, pava y tonta. No considerada como una chica muy bonita, no atrayente a las miradas de los hombres, una estúpida. He sufrido llantos a la hora de dormir, me he herido a mí misma intencionadamente, me he obsesionado con la comida, con mi cuerpo y mi forma de ser. Porque joder, "no era la correcta". He contado calorías. He sufrido hambre. Me he comparado con cualquier chica que pasase por la calle que fuera más bonita que yo. He sido rechazada por los chicos que quise. He sido abandonado por aquellos a los que supuestamente yo les gustaba. He sido manipulada. Algunos amigos se marcharon, me mintieron o me hicieron daño intencionadamente. He tenido pensamientos suicidas. He querido suicidarme. He visto el dolor tras la pérdida, el vacío de una mirada que ya no siente nada por ti y las lágrimas en un rincón de mi casa que yo le llamaba " el rincón de llorar". He expresado en mi twitter muchas de mis caídas. He recibido contestaciones del tipo "Lorena cambia", o " Es que siempre estás así" de personas que tenía a mi lado ante mi depresión. He sufrido en mi propia casa. Me he perdido infinidad de veces. Me han llamado puta y zorra sin que yo lo fuera. Yo me he encerrado en mí misma creando burbujas de dolor puro.

Sinceramente ustedes no están solos, no creo poder llegar a entenderlos absolutamente, ojalá pudiera, pero me conformo porque se den cuenta de que no están solos, de que alejar a la gente no merece la pena, de que encerrarse en sí mismo nunca conduce a nada bueno.

No vuelvan a decirme que ustedes no son lo suficientemente fuertes o buenos, porque ustedes son tan capaces como cualquiera de salir adelante. Muchísimas gracias a todas esas personas que se preocuparon por mí, que me brindaron ayuda en twitter. A mi familia que me paró aquella vez, a un chico madrileño al que me atreví a hablar en ese momento y estuvo hablándome y quedará grabado en mi vida, gracias por salvarme un poco de vida, y por último a ese chico, a héroe, y todos aquellos que saben que me refiero a ellos cuando digo que son mi esperanza, mi vida y esa libertad que me hacen sentir cuando estoy a su lado.

Os quiero eternamente.


Mientras tanto, tú y yo, volveremos a casa.

Comentarios

  1. Tienes un premio en mi blog :)
    http://elblogdeunanonima.blogspot.com.es/2014/09/premio-liebster-awards.html
    Sorry por el spam.
    PD: queria decirte tambien que el fondo transparente dificulta un poco la lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisímas gracias cielo! <3 PD: Lo tendré en cuenta ya que también lo había pensando antes.

      Eliminar
  2. Ánimo, ya tienes otras letras con las que compartir.. las mías. Te mando energía e ilusión. Me quedo en tu blog, te invito al mío y te animo a descubrir todo lo maravillosa que la vida va a preparar para tí. Nos leemos¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leerme y te mando toda la ilusión también! Te leo :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Te quedarías conmigo pase lo que pase?

Te juro que intento luchar. No es sencillo. Solo siento que soy patética.
Quiero estar a la altura pero nunca seré como ella. No hace falta ya lo sé, y que soy yo y ya está, también.
Yo no tendré unos ojos grandes y azules nunca.
No seré lo suficientemente bonita o delgada o algo más perfecta.
Las cosas que me dices son solo palabras que vuelan...que se me escapan entre los dedos.
Esto es difícil para mí porque siento que una vez más voy a volver a ser tan gilipollas que voy a caer.
No digo te quiero sin sentirlo. Resulta asfixiante pensar que me olvidarás por no venir.
Estoy cansada, JODER. ¡QUIERO QUE ALGO SALGA BIEN DE UNA PUTA VEZ!

A lo mejor, yo no me lo merezco y por eso no lo encuentro. A lo mejor no eres tú. A lo mejor no hay nadie para mí. A lo mejor no es nada.



Lo siento, me tropiezo muchas veces. Forma parte de lo que soy. No quiero ser como muchas. Quiero a un chico que valga por todos los que existan el mundo.


Lorena Lupión Alabarce~

Todo el mundo tiene cicatrices. Todos tienen heridas. Normalmente decimos que se trata de ser fuertes, de seguir adelante, de OLVIDAR. Las personas que no consiguen hacer eso son tildadas de débiles, de tristes. Les echamos la culpa, como "bueno, tú te empeñas en seguir así". No es del todo así.

Aquí no hablo de fuertes o de débiles. No hablo de más o menos dolor. No hablo de si son más importantes las enfermedades mentales o las físicas, porque creo que ni siquiera el mundo debería hacerse ese debate.  No hablo de errores ni de aciertos. Hablo de lo que hay. De lo que tenemos. De lo que somos. Hablo del derecho a la libertad de expresión. Hablo de HABLAR ante las dudas, ante los problemas. Hablo de que hace dos años que te fuiste. Nos dejaste el dolor que sentías, con el que creías que así vencerías. Dejaste una herida que nunca será cerrada. Esa, NUNCA será cerrada. Tus padres te echan de menos. Vi a tu madre hace un año. Estaba perdida y lo sigue estando. Nunca se recupera…

2 años más tarde.

¿Has sentido que sobras? No de un lugar, un sitio, de un grupo de amigos, con tu pareja, familia. Sino de la vida.


Justo ahí. El momento en que miras a ambos lados lados y desaparece lo que conoces. En el que la gente es extraña y no te entiende. ¿Te ocultas? ¿Se ocultan? ¿Conoces el vacío? Será tu perdición.

¿Has jugado? A tu juego. A la mentira. A la sonrisa fingida. Al tengo miedo, ¿a qué? No has estado en níngún precipicio, pero no lo necesitaste para sentirte caer. Y caer es jodidamente metáforico. Puedes caer cuando estás en la calle. Cuando estás en el super. En el baño. En la cocina, al lado de tus calorías. En el sofá. En casa de una amiga. En una graduación que todos esperan expectantes. En una boda. En el fondo del mar. En la piscina. En una reunión. En una cita. En un beso. En navidad.

Puedes morir por dentro, que tus entrañas se llenen de hemorragias que no puedas parar al mantener simplemente la puta boca cerrada. Dirás que tienes miedo, que te sientes mal. Vas a pedir a…