Ir al contenido principal

VIDA. 2013

Adiós 2013, tú te llevas el incendio en mi cabeza, en mi pueblo, el dolor del adiós, la sensación de presión, absorción del quemazón, de un año lleno de algodón, dulces de navidad, deseos de una noche de San Juan. Te llevas el verano maldito, la sombra de la desconfianza, la sangre en mi cadera, las heridas del ayer. Te llevas en maletas vacías, los sueños perseguidos, los amigos que se marcharon, que escupieron la mentira en mi cara. Te llevas la soledad, los días fríos, las lágrimas indeseadas. Te llevas mi alegría, la sonrisa de mi rostro, los regalos merecidos y no tanto. Los bailes que no bailé en tu salón, la mancha de algo en mi camisa, la esperanza que un día vaya mejor. Te llevas el latido de mi corazón, su soplo de vida, la llave que abre mi mundo interior. Te llevas la condena, la cadena que me ata a su vida, las noches en las que no dormía por dolor, los exámenes y su obsesión. Las pruebas que no alcance, que no pasé, el sonido de un corazón al romper. Te llevas mis miradas intensas y mágicas, vacías y efímeras.

Te llevas odio 2013, odio al cuerpo. Te llevas el delito de no quererse a sí mismo. Te llevas el insensato momento de desprecio hacía mí misma. Te llevas mis conclusiones y pensamientos negativos, mis ganas de lucha y cambio. Te llevas y sigues con " Crécete ante la adversidad". Te llevas cicatrices, tierra sin sembrar. Te llevas recuerdos que se olvidan, que vuelven, que queman, que desean, que ignora la chica que ahora evoca. Te llevas soles, te llevas lunas, que contaron historias y encerraron su luz. Te llevas la risa que me invitaba a reir. Te llevas la ira, aquellos gritos, su boca cerrada y lágrimas después en la almohada. Te llevas canciones que suenan a amor, a desamor, familia y deseos. Te llevas puesto el chaquetón de su pregunta que me caló. Se mezcla 2013 con otros años, pero éste he cumplido 17 años. Te llevas la incesante idea formada en mi cabeza de " estás viva".

Pero...yo me llevo vida. Me llevo puesta la sonrisa. Esa risa no me abandona. Me llevo dolor, es cierto. Me llevo amor. Amor del bueno. Me llevo caricias, me llevo VIDA. Me llevo todo aquello que me hacía feliz. Me llevo en la esquina de mis miedos, la actitud para enfrentarme a ellos. Me llevo el deseo de seguir aquí con vida, de luchar por mi día a día, de no verme jamás rendida. Me llevo mi música con los auriculares puestos, mis canciones y mi musa. Me llevo amigos. Me llevo vida. Me llevo la inquietud de estos días, salir a la calle y disfrutar del día. Me llevo corazones rotos, me llevo corazones curados. Me llevo la tirita de mi mano. Me llevo la manta para calentarme en frío. Me llevo su abrigo. Me llevo ilusión con cuidado. Me llevo la responsabilidad de elegir quién me va a hacer daño. Me llevo todo lo que hay que saber. Me llevo lo aprendido, instalando el sofware en mi razón. Me llevo heridas, las veo, las curo, YO las asumo. Me llevo una guerrera que se abre paso, me llevo la verdad y toda la fuerza necesaria.

Adiós 2013, yo me llevo la VIDA.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Te quedarías conmigo pase lo que pase?

Te juro que intento luchar. No es sencillo. Solo siento que soy patética.
Quiero estar a la altura pero nunca seré como ella. No hace falta ya lo sé, y que soy yo y ya está, también.
Yo no tendré unos ojos grandes y azules nunca.
No seré lo suficientemente bonita o delgada o algo más perfecta.
Las cosas que me dices son solo palabras que vuelan...que se me escapan entre los dedos.
Esto es difícil para mí porque siento que una vez más voy a volver a ser tan gilipollas que voy a caer.
No digo te quiero sin sentirlo. Resulta asfixiante pensar que me olvidarás por no venir.
Estoy cansada, JODER. ¡QUIERO QUE ALGO SALGA BIEN DE UNA PUTA VEZ!

A lo mejor, yo no me lo merezco y por eso no lo encuentro. A lo mejor no eres tú. A lo mejor no hay nadie para mí. A lo mejor no es nada.



Lo siento, me tropiezo muchas veces. Forma parte de lo que soy. No quiero ser como muchas. Quiero a un chico que valga por todos los que existan el mundo.


Lorena Lupión Alabarce~

Todo el mundo tiene cicatrices. Todos tienen heridas. Normalmente decimos que se trata de ser fuertes, de seguir adelante, de OLVIDAR. Las personas que no consiguen hacer eso son tildadas de débiles, de tristes. Les echamos la culpa, como "bueno, tú te empeñas en seguir así". No es del todo así.

Aquí no hablo de fuertes o de débiles. No hablo de más o menos dolor. No hablo de si son más importantes las enfermedades mentales o las físicas, porque creo que ni siquiera el mundo debería hacerse ese debate.  No hablo de errores ni de aciertos. Hablo de lo que hay. De lo que tenemos. De lo que somos. Hablo del derecho a la libertad de expresión. Hablo de HABLAR ante las dudas, ante los problemas. Hablo de que hace dos años que te fuiste. Nos dejaste el dolor que sentías, con el que creías que así vencerías. Dejaste una herida que nunca será cerrada. Esa, NUNCA será cerrada. Tus padres te echan de menos. Vi a tu madre hace un año. Estaba perdida y lo sigue estando. Nunca se recupera…

San Juan.

Si tengo que quemar algo hoy, quemaría pensamientos. Quemaría el constante "has perdido 3 años de tu vida". Quemaría el miedo, ese miedo a la gente, al ambiente, al cambio, al futuro incierto, el miedo a no verte. Perderte.
Quemaría las penas que he ahogado en conductas autodestructivas. En engaños, en mentiras, en silencios y en ruidos. En aclaraciones de garganta, en fantasmas del pasado, en heridas con la cicatriz abriendo paso. Quemaría aquello que tire al mar el año pasado para que se cumpliera. ¿Qué coño? Quizás en otra dimensión te quemaría a ti. Arderian tus palabras, tus miradas, tus farsas. Yo seguiría adelante esta vez, sin tener que estar a la defensiva, sin inseguridad, sin ti.
Si tengo que quemar algo hoy, serían recuerdos. Recuerdos demasiado feos para aún explicados, que los demás entendieran. Al milímetro. Quemaría mis pensamientos. Esos diálogos gilipollas que mantiene mi cabeza. Cuando viese a una chica preciosa en Instagram no me compararia …